Make your own free website on Tripod.com

Home

Entorno Natural | Población | Sectores Económicos | Infraestructuras | Historia | Arte | Fiestas y Tradiciones | Gastronomía | Inventario Histórico - Monumental | Rutas | Cancionero Popular | Poesía | Corporación Local y Administraciones | Correo Electrónico | Expo' 2003, La Historia en imágenes
Torlengua
Arte

La "Novia de las Vicarías".

Vista de Torlengua Sur desde la "Novia de las Vicarías".

Dentro del arte monumental que destaca en esta localidad, cabe destacar la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, patrón de este pueblo. La iglesia es del periodo gótico-tardío al barroco, y destaca por su esbelta torre, a la que los habitantes de la comarca llaman "la novia de las Vicarías". De esta torre se cayó un niño de diez años el 31 de julio de 1913 desde los 7 metros de la torre del reloj falleciendo inmediatamente. La ermita de la Virgen del Pilar está situada en un alto del pueblo, desde donde se divisa gran parte de la comarca. También hay otra ermita, la de San Sebastián, situada en otro cerro cercano a la villa que comparte lugar con el repetidor de radio y televisión de Retevisión-Auna, con el Cementerio Municipal "San Sebastián" y con las numerosas bodegas que la rodean.
En el municipio se ubicaron tres monasterios. Uno de ellos es muy conocido por Santa María de Huerta, es su antecesor, el monasterio cisterciense de Cántabos, que estuvo habitado un total de 19 años desde 1143 hasta 1162, que partieron hacia la zona del río Jalón, dada la escasez de agua y alimento que poseía la zona en la época. Tuvo un enclave muy importante, situado en el paso de la vía romana, que más tarde en un tramo de ella pasaría a llamarse "Camino Real a Maján", ya que por allí pasó Alfonso VI en la Reconquista y su sucesor Alfonso VII el Emperador para fundar este monasterio. Hoy en Altar original de la Iglesia de Santiago Apóstol. día está en ruinas y sólo se puede contemplar con claridad la torre de este, pero metiéndose en él se puede comprobar la estructura que mantenía (claustro, dependencias, bodega y salida secreta que se supone que acaba en el barranco del Facioso, escalera a la torre, hueco de la campana, etc.). Está ubicado entre los términos de Torlengua y Fuentelmonge, ya que este último acogía a buena parte del monasterio, pero la gran mayoría se encuentra en Torlengua, que contiene en la totalidad los restos de la localidad de Cántabos, ya muy deteriorada, ubicada en las cercanías del barranco del Facioso, donde se desarrollaban las peleas tradicionalmente de los habitantes de dicho despoblado.
Otro monasterio o convento data del siglo XVIII y hoy el edificio de este se ha modificado en su totalidad y se ha convertido en diversas casas de propiedad particular. Al poco después de desaparecer la comunidad eclesiástica, fue adquirido por una señora rica de la localidad, conocida como "La Boticaria", que poseía gran parte del término y se dice que una vez mando hacerse una bañera en piedra (que no se sabe si la usó) y que hoy día está en un alto llamado "La Atalaya", y está a 1.010 metros de altitud.
El monasterio que queda por nombrar está existente en ruinas en el subsuelo de Torlengua, ya que se han encontrado accesos por las casas y las calles (una calle recibe el nombre de "Los Frailes") y se ha comprobado que termina en la iglesia del pueblo.
Torlengua tiene además muchas cuevas. De hecho, hay un paraje denominado con el nombre de "La Cueva" dado que hay un cerro de dicho nombre, en el que según la leyenda se asentaron y refugiaron los moros en su conquista de Al - andalus, y cuando los cristianos iniciaron la reconquista, realizaron grandes batallas en este lugar tan accidentado. De generación en generación se ha ido pasando la leyenda de una persona que salía por las noches de esa cueva a coger agua a la altura del molino de Mejíbar.
A la altura del paraje de "La Cueva", se encuentra el pedrusco de "Quebracantos", conocido con este nombre porque todas las piedras o "cantos" que se le tiran encima, los rompe o los "quiebra". Es una piedra de formación conglomerada formada por granitos y otras formaciones minerales duras. De hecho, todo el que la ve piensa que es un meteorito caído del cielo. En el camino de los Charcos hay un yacimiento de huesos que podría ser de Cántabos.

(c) Luis Matías Agreda Toro 2002 - 2003