Make your own free website on Tripod.com

Home

Entorno Natural | Población | Sectores Económicos | Infraestructuras | Historia | Arte | Fiestas y Tradiciones | Gastronomía | Inventario Histórico - Monumental | Rutas | Cancionero Popular | Poesía | Corporación Local y Administraciones | Correo Electrónico | Expo' 2003, La Historia en imágenes
Torlengua
Historia

Prehistoria y Arqueología

La prehistoria y la arqueología de este lugar es muy abundante. Se han hallado restos de cerámica campaniforme del período Eneolítico Bronce, situado en un cerro llamado hoy "Cerro de la Mesta", aunque también ha sido estudiado el hecho de la existencia de este poblado mucho antes que esta fecha (1800-700 a.C.), en el calcolítico (3000-1800 a.C.) ya que han aparecido restos de industria lítica. Este poblado persistió durante la estancia celtíbera y la romana. Desapareció con la invasión árabe. Además se han hallado restos de un antiguo poblado de la I Edad del Hierro.
Parte de estos restos se pueden observar en:

MUSEO NUMANTINO
Paseo del Espolón nº8
C.P.42001 SORIA
Tel.: 975 221 428
Fax: 975 229 872

Historia

Torreón del Monasterio Cisterciense de Santa María de Cántabos

La historia de Torlengua es muy importante en el proceso de formación de este pueblo, aunque su denominación como tal no se sucedería hasta el siglo XVI. La existencia de restos de calzada y vía romana permite datar los orígenes de la villa en época del Imperio Romano. Pero la historia empieza en tiempos de la Reconquista, que fue disputada junto con parte de la comarca por Alfonso I el Batallador (1073 - 1134), rey de Navarra y Aragón (1104 - 1134), que se casó con doña Urraca, reina de Castilla y León, lo que pudo significar la unificación de los reinos cristianos, pero la nobleza y el alto clero castellano - leonés tomaron partido por el hijo anterior de Urraca, Alfonso Raimúndez, y sus proyectos no se cumplieron. Pero éste, con un tratado con Ramón Berenguer IV, Conde de Barcelona, traspasó estos territorios al segundo nombrado, y éste a su vez tenía una hermana llamada doña Berenguela, que se casó en 1128 con Alfonso VII el Emperador (1105 - 1157), rey de Castilla y León (1126 - 1157), hijo de Raimundo de Borgoña y de doña Urraca, que fue la que se casó con Alfonso I el Batallador. Pues fue con Alfonso VII el Emperador con quien las tierras de Torlengua empezaron a funcionar, ya que fueron reconquistadas con la Invasión del Valle del Ebro entre 1134 y 1136. Anteriormente, esta zona era regida en parte por el Reino Musulmán de Rueda de Jalón, Taifa que procedía del antiguo y pequeño Taifa Almorávide de Zaragoza, reinado por Abd Al-Malik, que al ser depuesto, ocupó de nuevo el constituido en Rueda. A este último le sucede Abu Chafar Ahmad ben Hud (1130), llamado Zafadola (Saif al-dawla o "Sable del estado") en las crónicas cristianas. Zafadola fue el principal agente de Alfonso VII, de quien se declaró vasallo, en la penetración castellana en tierras almorávides. Alfonso ocupó Rueda de Jalón y cedió a Zafadola diversas fortalezas en la frontera del Tajo, lo que provocó el asentamiento definitivo de los cristianos en la zona. Al ser Alfonso VII un admirador del feudalismo siendo él un verdadero señor feudal, intenta implantar el feudalismo jurídico desde la realeza, impulsando la creación de señoríos y comunidades religiosas, lo que apunta a la creación del Señorío de la Vicaría de Serón, situada actualmente en Serón de Nágima, y con base en su castillo, que sería utilizado en la reconquista. Pero con ello, también se impulsó la creación de nuevas comunidades de la recién creada orden francesa del Císter, que se implantaría en 1143 en Cántabos, y que fue fundada por Alfonso VII, que colocó la primera piedra en 1141. Aquí estuvieron asentados durante 19 años, compartiendo terreno junto con los habitantes de la localidad de Cántabos, en parte antecesora de Torlengua. A este monasterio llegó en abril de 1158 doña Sancha, que ofreció a su hijo a la comunidad de Cántabos. Se trataba de Martín de Finojosa, que vio la luz hacia mediados de la centuria del XII (1138, 39 o 40) y que ello pudo acaecer en Bliecos, aunque nada existe con firmeza al respecto. Ya era huérfano y los restos de su padre Miguel Muñoz descansaban en el enterramiento familiar en Santo Domingo de Silos. Con el abad Blas alrededor de 1162 los hermanos cistercienses se trasladarán de Cántabos a Huerta, y con ellos Martín. A los pocos años de llegar al nuevo cenobio fue elegido Abad, el tercer Abad en la historia de la comunidad, y en parte, uno de los mejores del monasterio junto con Rodrigo Ximénez de Rada. También fue obispo de la diócesis de Sigüenza, ya que la organización territorial de la época tenía a Huerta en esa diócesis.
Al monasterio de Huerta se llevaron parte de la construcción hecha en Cántabos, y se dice que el Domus conversorum o Refectorio de Conversos que data del siglo XII fue construido con piedras talladas de Cántabos.
Durante los siglos XV y XVI fue un centro de gran actividad económica y social de la comarca, tal como indican la existencia de cinco molinos (molino de "Mejíbar", molinos de "Los Frailes"(2), molino de "El Torrontón", y otro molino conocido como "el molinillo" o antiguamente "Molino de Lucas" situado en el paraje denominado como el Colladillo) telares, hospital y posada. La existencia de un hospital está documentada en el siglo XVI, y funcionó hasta los años de la década de los años cincuenta.
Se dice popularmente que en 1895 hubo una inundación de los ríos del Jalón que llegaron a ascender una altura de 2 metros. Torlengua era un gran centro de la uva, ya que se trabajaba la uva en las bodegas familiares situadas en el interior del pueblo, y generalmente, en los alrededores de la ermita de la Virgen del Pilar, en las faldas del cerro de San Sebastián y en el paraje "El Batán".

(c) Luis Matías Agreda Toro 2002 - 2003