Make your own free website on Tripod.com

Home

Entorno Natural | Población | Sectores Económicos | Infraestructuras | Historia | Arte | Fiestas y Tradiciones | Gastronomía | Inventario Histórico - Monumental | Rutas | Cancionero Popular | Poesía | Corporación Local y Administraciones | Correo Electrónico | Expo' 2003, La Historia en imágenes
Torlengua
Poesía

En este apartado se hace referencia al poema que escribió Julio Alcalde a la torre de la Iglesia de Torlengua, y fue presentado en su día a un periódico provincial para ser publicado y se publicó. Se refiere en parte a la reforma que se llevó a cabo en los tejados del templo a principios de los años ochenta, en la que trabajó la población de Torlengua junto con unos gitanos, que se dice que dejaron en la cruz de la torre la llave de la puerta de las bóvedas, y que desde entonces permanece abierta y sin llave. Este hombre llevo el TeleClub o "Centro Cultural Santiago Apóstol" durante muchos años, hasta que un 23 de Julio del año 1991 falleció mientras dormía.

A la Torre de mi Iglesia

Tú eres torre, castellana
eres alta... y "torlengüina",
por eso te haces llamar
"Novia de las Vicarías".

Yo te canto, torre altiva
proclamo tus estructuras;
yo te admiro y te respeto.
¡Tú eres esa torre mía!.

Te sembraron nuestros viejos
con orgullo de tus altos
camino "dese" gran paso
de viaje a la eternidad.

Al amparo del gran Cierzo
protegiste nuestros lares;
debajo de nuestros pilares
bautizaron nuestros padres
a los que aman tu altar.

En los soles del estío
gran y caliente verano
te miramos con desmayo
por ver si proteges año
y luego poder sembrar.

Hace ya algunos tiempos
nos vinieron a informar
de cómo arreglar los techos
"pa" poderte conservar.

Después de una reunión
tus vecinos, sin enfado,
arreglaron tus tejados
y... ¡¡Se habló del Obispado!!.

Nos dijeron que darían...
¡Pero aquí nada ha llegado!
Todos algo aportarían...
para arreglar el tejado.

Esto está ya en los escritos;
feligreses, con sus manos
y las de cinco gitanos
te pusieron los techados.

¡Guárdanos, Iglesia amiga!
Protege a tus feligreses
y mira "quen" tu gran vientre
ni Judas entre jamás.

Suelta al viento tus clamores
"quen" tu gran torreta están
tres campanas que no suenan
ya ni "pa" fiestas ni "ná".

Ya... me despido de ti.
Sé que tengo que morir.
Y ese paso hacia el destino
¡¡Debajo de tus pilares!!...
Ruego te acuerdes de mí.

Julio Alcalde Vázquez

(c) Luis Matías Agreda Toro 2002 - 2003